Los principios de la transformación #sersiendo

Este es el episodio (podcast) número 11 de mi programa “Ser siendo” en Spreaker. Es la reseña de un capítulo que me gustó mucho del libro “La Sabiduría del Corazón. Una guía a las enseñanzas universales de la Psicología Budista” de Jack Kornfield, publicado por La Liebre de Marzo. Espero les gusté. Disfrútenlo y lean el libro. ¡Vale la pena!

En la página de la editorial dice lo siguiente:

«En “La sabiduría del corazón”, uno de los más conocidos maestros espirituales de nuestro tiempo ofrece la guía más accesible y luminosa a la psicología transformadora del budismo que se haya publicado nunca en Occidente. La obra es fruto del trabajo de toda una vida, que incluye clásicos como “Camino con corazón” y “Después del éxtasis la colada”, publicados también por la Liebre de Marzo. Está lleno de relatos de la práctica psicoterapéutica de Jack Kornfield, así como de sugestivas semblanzas e historias de los notables maestros budistas con los que ha trabajado. La obra será de gran interés para practicantes de meditación, así como psicólogos y profesionales del campo de la salud mental.»

«”La sabiduría del corazón” nos ofrece algo más que remedios, señala un modo de vida totalmente pleno.» Daniel Goleman

Mis velitas de Enero 2016

By Thiago Dorta
By Thiago Dorta

Hoy es un día propicio para escribir mis velitas de enero 2016 que tenía pendientes. Anoche murió el padre de mi cuñada y quiero dedicarle estas letras de luz a él para que tenga un buen viaje y a mi cuñada Françoise, mi hermano Ragnar Chacín y a mis dos sobrinos y al resto de la familia para que todas/todos seamos felices y libres de cualquier tipo de esclavitud. También esta luz es para ti y tus seres queridos.

Que esta luz nos recuerde que habitamos un cuerpo prestado y finito, que recordemos que no somos solo nuestros cuerpos. Que esta luz ilumine nuestra conciencia elevándola por encima de los aspectos mundanos de la existencia, que podamos sentir el palpitar de la vida a través de nuestros sentidos y nuestra mente, sin aferrarnos a ella, sin sentirnos ajenxs a nada de lo que está vivo y en constante fluir.

Esta luz es la luz de una vida sin sufrimiento en esta Tierra que surge de nosotrxs mismos bañando la eternidad del momento presente, aquí y ahora, esta luz nos llena de Presencia, de entrega, de aceptación, de dulce compasión hacia los eventos que afectan a la existencia humana, tanto los agradables como lo no tan agradables. Que esta luz se expanda en todas direcciones hasta los confines de todos los universos, que esta luz nos encuentre receptivxs, sabixs, amorosxs y dispuestxs a abrir las manos para soltar lo que asimos y  dejar espacio en ellas para disfrutar, aceptar y valorar lo que ahora hay. Que estén bien, que sean felices y que se liberen del sufrimiento. Metta. Namasté. Mucha luz también para Amalio Rey y su familia, luz para tu padre quien también emprendió El Viaje.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Curso “Mindfulness para la salud” del 6 de febrero al 2 de abril 2016, dura 8 semanas, una clase de dos horas y media a la semana. ¡Inscríbete ya! Cupo limitado: 10 personas. Lugar: Mailuna, Valldonzella 48, Barcelona. Más información en la página de Respira Vida Breathworks

¿Por qué el Budismo? #sersiendo

pensamiento-y-filosofia-9-728

Nunca nadie expresó tan bien el motivo por el cual me interesa estudiar, entender y practicar las enseñanzas de ‪Buda‬. Con ustedes las palabras de Jack Kornfield, de su libro “La sabiduría del corazón”: “Freud expresó con resignación: «El objetivo del psicoanálisis es recuperar un poco más de Yo del vasto océano del Ello». Igual que Freud, los grandes filósofos existencialistas Sartre y Camus también se han centrado en lo inevitable de nuestro sufrimiento. Pero la aceptación filosófica o psicológica de la infelicidad normal [«grado normal de neurosis» como le decía Freud] es un triste lugar para acabar nuestra historia. Las Cuatro Nobles Verdades [del ‪‎Budismo‬] nos prometen mucho más. Incluyen una serie completa y sistemática de principios psicológicos y enseñanzas que podemos usar para terminar con las causas del sufrimiento. A través de ellos, podemos alcanzar la [verdadera] libertad.”

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Curso “Mindfulness para la salud” del 5 de febrero al 25 de marzo 2016, dura 8 semanas, una clase de dos horas y media a la semana. ¡Inscríbete ya! Cupo limitado: 10 personas. Lugar: Mailuna, Valldonzella 48, Barcelona. Más información en la página de Respira Vida Breathworks

Tu mente = “disco rallado” #sersiendo

1671_the_brain_cube_inhand

Preocuparse por cuál es el contenido de nuestros pensamientos es absolutamente inútil. Lo + eficaz y eficiente para alcanzar la ‪ecuanimidad‬ es “trabajar” sobre el patrón mental (la “estructura” digamos) que utiliza nuestra mente para que podamos pensar. El patrón mental es usualmente una “estructura” siempre parecida: compulsiva, neurótica, tóxica… reiterativa.

La construcción de una identidad fija (un “yo” que te define) a partir de dicho patrón mental es lo que produce la locura humana (algunos le llaman “el ego”) en todas sus expresiones, que por cierto: es el estado “normal” en el que vivimos el 99% de los humanos, incluyéndome.

No te quedes pegada (obsesión) analizando el por qué de tus pensamientos, tus comportamientos, tus sentimientos, tus emociones (¡todos son contenido!). Enfócate, para empezar, en observar cómo funciona este patrón mental (contenedor) al que me refiero, obsérvalo con curiosidad y hasta con una sonrisita pícara. Sé la mujer que mira una nube gris (pensamiento/estructura/patrón_mental) y pasajera que se mueve sobre el cielo azul (tu consciencia al ser consciente del patrón mental tóxico). Respira.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Curso “Mindfulness para la salud” del 5 de febrero al 25 de marzo 2016, dura 8 semanas, una clase de dos horas y media a la semana. ¡Inscríbete ya! Cupo limitado: 10 personas. Lugar: Mailuna, Valldonzella 48, Barcelona. Más información en la página de Respira Vida Breathworks

Sobre las (odiadas) mudanzas #sersiendo

mariposa_mujer_nadir_chacin

A Jordi Calmet Xartó (Jorcx) y Jean Ferraton, mis cómplices de hogar

| Apunte amoroso y MARtutino mientras preparo la mudanza | Llevo más de un año y medio mudándome de casa en casa cada dos o tres meses. En principio pareciera toda una pesadilla debido a la mala fama que tienen las ‪mudanzas‬. Para mí ha sido un año de aprendizaje personal_profundo. Poco a poco con cada mudanza voy dejando de apegarme a las cosas materiales, cada vez tengo menos cosas, no acumulo casi nada, ya no siento nostalgia por dejar una casa sino que siento alegría por la aventura de encontrarme construyendo en un nuevo espacio mi hogar.

También he aprendido que el único hogar importante lo llevo conmigo en mi corazón, en mi cuerpo y en mi mente mientras estoy viva en esta vida. Ese hogar es un hogar portatil que me acompaña siempre y sólo me abandonará el día de mi muerte, para transformarse en otra forma en la que Lo No Manifestado se expresa en el mundo de Lo Manifestado. Tener acceso a esa manera de ver mi propia vida ha sido un real milagro, ni en mis sueños más preciados me había visto relacionarme así con el mundo de las formas y sus diferentes expresiones.

Somos un espejo que refleja lo que existe en el mundo de Lo Manifestado, un espejo simplemente con sus reflejos. El espejo da poca importancia a si está reflejando un cuchillo o una flor, simplemente ofrece un reflejo como una imagen que rebota y se regresa. No saca juicios sobre si la flor es más bonita y el cuchillo amenazante. La naturaleza del espejo es la naturaleza de nuestra mente, imperturbable, ecuánime, sin apegos ni aversiones.

Mudarse de lugar físico, de casa, de país, mudarse de unas relaciones interpersonales a otras, mudarse de trabajo, mudarse de área profesional, mudarse de la piel de un amante a la piel de otro amante amoroso que nos recibe, mudarse de un orgasmo al otro, de un “Monte Análogo” a otro, con sus veredas mágicas que se van creando mientras vas “pateando” sus kilómetros de tierra compacta, fangosa, árida, florida. Vas “pateando” cada piedra para que ruede en vueltas sin fin hasta que devenga canto rodado y pulido como los que crean las olas, los ríos, el agua que fluye incesante haciendo de la vida un Siempre vibrante y en construcción.

Hoy me despido de este que ha sido mi hogar durante unos tres meses o menos. Ya no cuento los días en que habito un espacio, simplemente lo habito mientras ese espacio me regale la dicha de dejarme habitarlo. Luego me despido sonriente, maletas en mano, corazón que salta, ser siendo: recuerdo que se aleja, presente vivo.

Mudarse es mudar la piel como las culebras, es quitarse capas que ya tienen las células viejas para dar paso a una piel nueva, prístina, naciente. Cada segundo de mi vida el contador del tiempo vuelve a cero y regresa a mí el abanico de oportunidades para crear algo nuevo, algo que no sea la repetición incesante de viejos patrones ya caducos, obsoletos e insanos.

Todo lo que sube, baja. Todo lo que nace, se destruye y se transforma. No viene bien sujetarse a algo que no es permanente, más vale sujetar el flujo cambiante de la vida, más que sujetarlo dejarse transportar como el individuo que flota sobre el mar meciéndose con las olas, sin emitir quejas, sin querer que las olas dejen de olear, dejen de olearlo, mecerlo, acunarlo. Viene una ola… aquí estoy dispuesta a flotar una vez más, dispuesta a que si esta ola lo desea me arrastre hacia otra orilla igual de incierta. No hay orillas permanentes, no hay playas estáticas, no hay un individuo que no esté a la merced del cambio y sus reveces.

El cambio se repite porque el cambio es la vida per se, sin cambio todo lo que queremos estaría muerto, sin cambio todo lo que no nos gusta seguiría por siempre allí. Somos un producto de Lo No Manifestado que se expresa de diferentes maneras en el mundo de las formas. Somos contenedor y contenido. Somos, de igual modo, Lo No Manifestado. No se puede no serlo, de allí venimos. Mudarse de “yo”, de piel, de vida en vida, es ver a la creatividad de este Universo inconmensurable haciendo sus obras de arte. Somos obra de arte y somos el público. Somos la curiosidad, la novedad, la espuma blanca y efímera que corona las olas pequeñas y grandes. Somos la gota de agua y el mar. Somos Lo No Manifestado y Lo Manifestado. Somos Nirvana y somos Samsara.

Bienvenida la vida, bienvenido el cambio, bienvenidos, bienvenidas. ¿Quién viene y quién se va? Somos espejos que caminan. ¡Gracias! Namasté.

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


Curso “Mindfulness para la salud” del 5 de febrero al 25 de marzo 2016, dura 8 semanas, una clase de dos horas y media a la semana. ¡Inscríbete ya! Cupo limitado: 10 personas. Lugar: Mailuna, Valldonzella 48, Barcelona. Más información en la página de Respira Vida Breathworks

¿Qué es la madurez? #sersiendo

By Mark Treick
By Mark Treick

Hoy venía pensando en qué es la madurez mientras regresaba en el tren a casa. Creo que la madurez tiene que ver con la responsabilidad y, a su vez, la responsabilidad está relacionada con el desarrollo de nuestra capacidad de mantenernos en plena conciencia. ¿Tú qué opinas?

Llega un punto en la vida en que ya no puedes seguir señalando a tus progenitores y a tu entorno familiar de la niñez como la única causa de todos tus problemas actuales. La madurez inicia con una toma de responsabilidad sobre nuestros pensamientos, emociones y acciones. El asunto álgido es que la responsabilidad depende de nuestra capacidad de atención sostenida hacia el presente y de la observación de nosotros mismos, depende del auto-conocimiento también. ¿Cómo podría ser responsable alguien que actúa siguiendo patrones condicionados de conducta sin la más mínima auto-observación de sus hábitos?

Hace mucho tiempo que vengo dándole vuelta a este tema en la cabeza. Me interesa el mundo y su devenir, también me interesa entender cómo funciona el estado actual de las cosas (Statu Quo), por qué la especie humana ha llegado a esta situación crítica en la que estamos. Por muchos años pensé que todas mis energías y recursos los debía poner en el activismo por los derechos humanos y en la equidad de género. Creía que esa era la mejor forma de “desenredarnos” y hacer que el mundo se vuelva un lugar más habitable y que los seres humanos nos tratemos con respeto los unos a los otros.

Este diciembre he llegado a la conclusión de que si no existe un trabajo  personal profundo y consistente dirigido hacia el desarrollo de la conciencia y de la atención plena (“mindfulness”) no pueden darse las transformaciones sociales y colectivas que se necesitan.

Mindfulness es, según Jon Kabat-Zinn, «prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar».

Esto me ha llevado a cuestionarme mi quehacer como activista por los derechos humanos y los derechos de las mujeres, también me ha conducido a un cambio profundo en mi propia vida. Me he cuestionado si estoy poniendo mi esfuerzo en las cosas importantes que pueden generar un cambio individual y un cambio social. Me he dicho: “Nadir, haz de empezar por cambiar tú”. He entendido, a un nivel más profundo, esto de “conviértete en el cambio que quieres ver en el mundo”. Ahora tiene mucho más sentido para mí esa consigna y creo que en ella está la clave de este enrollo.

Madurar es alcanzar ese punto de no retorno en el que ya no puedes seguirte haciendo la que no ve, la que no oye y la que no sabe… (Ah, ah, qué.) Ese punto en el que ya no puedo yo misma seguir fingiendo que no sé lo que es mejor para mi bienestar como ser humano, para mi especie y para los otros seres sintientes. Tampoco puedo seguir evadiéndome de mil maneras y no reconocer que a menudo sé lo que es mejor para mí, pero no lo estoy haciendo del todo y termino creando mil excusas. ¿Por qué si sabemos qué algo nos conducirá a un mayor bienestar y paz interior no lo hacemos? Aquí aparece de nuevo la famosa inconsciencia. Ella es la causa. Pasamos tanto tiempo imbuidos en la mente pensando en el pasado y en el futuro, resolviendo cosas de la vida mundana, y tan poco tiempo en el desarrollo de la conciencia, en el encuentro directo con nuestro Ser. ¿Si estamos tan distanciados de nosotros mismos, cómo podríamos estar cerca de los demás? No es compatible.

Hace unos días, en una de mis clases de meditación, estaba diciéndoles a las mujeres que asistieron que sin el cultivo de la atención plena somos como animalitos aturdidos y asustados. ¿Por qué? Porque estamos siendo gobernados por condicionamientos que de manera totalmente inconsciente nos obligan a actuar, pensar y hasta sentir de un modo predeterminado social y culturalmente. La putada es esta: ¡No elegimos casi nada, aunque pensemos que sí lo hacemos! A menudo el entorno social y cultural nos marca un camino que es sumamente alienante y tóxico y que nosotros seguimos como borregos. Si a eso le sumamos nuestra incapacidad para estar más presentes, más atentos, para despertar como observadores de nosotros mismos y del funcionamiento de nuestra propia mente, el resultado es un “coctel” muy nocivo y poco alentador. De hecho es la principal causa de todo el sufrimiento humano. Es una verdadera locura. ¡Y nadie está conscientemente loco!

Podría decir sin lugar a dudas que estamos todos muy locos. Yo también. El estado del mundo actual es la mejor prueba de eso. La locura de la que hablo es el hecho de estar gobernados por un mente egotista que no deja de pensar ni un minuto y de crear historias y dramas y desgracias por doquier, somos víctimas de nuestros estados mentales, que nos conducen al conflicto entre seres humanos. El pensamiento reiterativo, machacón, obsesivo y compulsivo es la adicción menos reconocida como tal, y la peor de todas o la causa fundamental del resto de las adicciones. Así como hay lugares para desintoxicarse del alcohol o las drogas habríamos de crear lugares donde nos ayuden a aprender a observar el funcionamiento de la mente y a no quedarnos “enganchados” en los pensamientos catastrofistas y fatalistas o en la historias de placer y dolor que nos contamos en nuestras cabecitas dementes. Somos esclavos del deseo neurótico… del apego hacia el placer y del rechazo hacia el dolor. Estamos siempre queriendo más o queriendo otra cosa y no lo que es, siempre con la mente en otro lugar y queriendo estar allá estando aquí. ¡Vaya plan!

Hoy he entendido que la madurez tiene que ver con hacerme cargo de mi mente y de sus construcciones de objetos mentales y también con responsabilizarme de lo que mi estado de inconsciencia ordinaria me conduce a hacer de forma automática en mi vida.

No quiero seguir siendo esclava de esos condicionamientos o patrones mentales torpes que dan forma a lo que estoy siendo ahora sin que yo me dé cuenta siquiera.

Me gusta notar cómo la meditación me ha ayudado a estar más presente cada momento de mi vida y también, poco a poco, la práctica me está ayudando a observar mi mente y su funcionamiento y poder elegir, a veces, cómo quiero comportarme o qué quiero hacer en un momento determinado. Unas veces logro hacerlo y otras no. Estoy convencida que este cambio es un efecto de la práctica de la meditación.

Poder observar mi mente en ciertos momentos del día y tener la oportunidad de elegir qué quiero hacer con, por ejemplo, una emoción o un pensamiento reiterativo que está surgiendo dentro de mí ha sido un gran y prometedor avance. La madurez comienza con ocuparme de observar mejor, con más atención, lo que digo, lo que hago y lo que pienso en todo momento. Observar mis incongruencias. Develar para y por mi misma esas partes de mi mente que no estoy viendo y que me gobiernan. ¡Es un maravilloso inicio!

Lectura recomendada: 7 señales de madurez emocional

Namasté,

Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


“Madurez es lo que alcanzo cuando ya no tengo necesidad de juzgar ni culpar a nada ni a nadie de lo que me sucede.” Anthony de Mello

¿Mal de amores? (3º parte) #sersiendo

Esta serie de posts sobre el mal de amores empezó en el mes de marzo del año 2007. Muchas aguas han corrido bajo el(mi) puente desde aquel momento, literal y metafóricamente. Dado el éxito de los anteriores posts he decidido profundizar más en el tema. Puedes leer los anteriores posts aquí: 1º parte y 2º parte.

1

El mal de amores, el guayabo o el despecho son palabras del habla común que describen el sentimiento que nos aqueja cuando pasamos por la ruptura de una relación de pareja. Digo sentimiento y no emoción, porque el mal de amores es un estado de ánimo afectivo, generalmente de larga duración, que es el producto de una gama de emociones muy amplia y que a veces resulta caótica y contradictoria: tristeza, rabia, nostalgia, envidia, odio, amor romántico, aversión, alegría, frustración, agitación, miedo, etc.

El sentimiento de despecho se siente como un des(pecho), como si te estuvieran sacando sin anestesia las costillas, el diafragma y las diferentes partes de tu cuerpo que te sirven para respirar. Cuando tenemos mal de amores todo nos cuesta, porque nos cuesta vivir o seguir viviendo sin la persona que creemos valiosa e insustituible.

El proceso de sanación de una ruptura amorosa es diferente para cada persona. Sin embargo, creo que mi método de curación ritualizada (ampliamente probado) le puede ser útil a cualquiera que esté pasando por esta dolorosa experiencia. El método tiene varios pasos, los puedes hacer en el orden en el que los escribiré o como mejor puedas hacerlos. No estamos para ponernos exigentes. El orden de cómo lo hagas no es importante, la clave está en que te entregues a lo que estás leyendo/haciendo. Ríndete. Deja de luchar para que tu presente sea de otra forma. ¡El presente es como es, te guste o no te guste! Respira profundo y manos a la obra.

Paso 1: Tocar fondo

Toma lápiz y papel. Busca un lugar donde puedas estar tranquila/o sin que te interrumpan y que tengas privacidad. Escribe una descripción de los hechos como si tú fueras uno de los policías de CSI y la relación con él/ella fuera el cuerpo de una persona asesinada. ¿Cuál fue la causa de muerte de su historia amorosa? Escríbelo todo, de forma muy pormenorizada, detallada, haz memoria… Llora si lo necesitas, pero saca toda esa mierda_maravillosa para afuera.

Describe la relación en sí y lo que sucedió. Describe el cómo tú viviste esa relación y también el cómo te sentías durante la ruptura (pasado). Describe cómo te sientes ahora (presente) al recordar la ruptura (pasado). No te fijes ni en la ortografía ni en la redacción ni en nada de eso, simplemente escribe: “derrama” todo lo que viviste sobre el papel. ¡Si te sirve de ayuda escucha la música + triste que encuentres en Spotify!

¿Cuándo lo/la conociste? ¿Cómo? ¿Quién sedujo a quién? ¿Cómo empezaron a salir? ¿Cómo te sentías en aquel momento de los inicios de la relación? ¿Cómo decía que se sentía él o ella? ¿Cómo era la sexualidad entre ustedes? ¿Tenían proyectos e intereses en conjunto? ¿Cómo era la comunicación? ¿Cuándo empezó a cambiar la relación? ¿En qué se convirtió? ¿Qué necesidades no satisfechas tenías en esa relación? ¿Cuáles necesidades no satisfechas decía él o ella que tenía en su relación contigo? ¿Disfrutabas de su compañía? ¿Qué pasaba cuando peleaban por algo? ¿Qué los distanciaba?

Este primer paso sirve para que si aún no has “tocado fondo” lo toques de una buena vez. Cuando termines de escribir la historia de la relación amorosa con tu ex, léela con calma. Calma. Date un espacio para sentir, para drenar… abrázate a ti misma/o… Llora. Reléela cuantas veces lo necesites… y cuando estés lista/o di con convicción y en voz alta: “Este es un momento de sufrimiento. Lo acepto tal y como es” y quema el papel. Cuando el (puto) papel esté ardiendo reflexiona sobre el hecho de que nada dura para siempre. Al igual que se terminó la relación con tu ex, el sufrimiento que sientes ahora también pasará. Todo está en constante cambio, tú también. Esa es la única verdad que necesitas entender ahora y aquí.

Paso 2: Reconocer la/mi locura

Cuando experimentas la impermanencia en carne propia y te permites sentirla (o rendirte ante ella) sin desplegar la reactividad típica de tu mente egotista, tus condiciones de vida se convierten en el gurú más lúcido que puedas tener como maestro. Tus condiciones de vida tal y como son ahora.

La locura más profunda es resistirte a algo que ya es. ¿Te das cuenta que es como tratar de atajar las gotas de lluvia y lanzarlas hacia el cielo esperando que las nubes las retengan nuevamente? Eso es imposible.

Nadie puede evitar que algo que está cayendo caiga sólo porque sí o porque es lo que necesita. El mundo externo no gira para beneficiarte a ti, pero tampoco para lastimarte. Simplemente gira, cambia, se mueve. Tu resistencia mental a la situación presente y la construcción de historias mentales es la locura que te está produciendo más sufrimiento y es totalmente evitable, eso sí es evitable. Lo que estás viviendo es doloroso, lo sé, pero sufrir y sufrir y sufrir no hará que tu relación de pareja vuelva a ser como antes o que tu ex regrese. Ese sufrimiento (secundario) añadido sí está en tus manos resolverlo, porque lo produce tu propia mente en su estado de inconsciencia habitual.

Si logras observar cómo funciona tu mente cuando estás gobernada/o por tus condicionamientos del pasado o tus expectativas sobre el futuro, notarás que la mayor parte del sufrimiento que ahora sientes lo has creado tú misma/o al resistirte a lo que te está pasando y al no aceptarlo. Todo lo que sube, tiene que bajar. Así funciona esto del amor romántico, es una ilusión. El verdadero amor, a diferencia del amor romántico, no pasa del amor al odio en un segundo, nadie puede odiar lo que ama, son incompatibles esas emociones. Si odias a quien amas, no es amor lo que sientes sino amor romántico. Cuando las relaciones de pareja se vuelven un drama es porque ambas personas están atrapadas por la idea del amor romántico que nos venden en las películas. No han desarrollado su estado de conciencia (“awareness”) lo suficiente para darse cuenta de la locura que están creando juntos, mundo exterior, y por separado cada quien en su mundo interior.

Como bien escribió E. Tolle en su libro “El poder del ahora”: “La alegría del Ser no tiene causa”. La felicidad es un estado transitorio porque depende de tu valoración subjetiva sobre lo que estás viviendo, la paz interior no. La paz interior puede convivir con la situación que sea. ¿Cómo sabes que estás inconscientemente perpetuando tu sufrimiento? Porque estás sufriendo, así de fácil. Si sufres es porque el ego está dirigiendo tu vida. La buena noticia es que al 90% de las personas nos pasa lo mismo. Sentir culpa no arreglará nada, pero tratar de observar tus patrones mentales y también tus resistencias internas a salir del drama, eso sí puede ayudarte.

Cuando te haces cargo de tu drama personal y dejas de echarle la culpa a tu ex o a quien sea, es decir cuando te observas con atención a ti misma/o, sólo observando, sin refunfuñar, sin apegarte a tus contenidos mentales, empezarás a sentir un poco de libertad y podrás realmente elegir qué hacer con todo lo que te pasa ahora. Las personas controladas por su inconsciencia oridinaria no pueden realmente elegir, están siendo sometidas por sus aprendizajes anteriores, son esclavas de su pasado.

Seguiré escribiendo los siguientes pasos en unos días. Espéralos. Te sugiero que leas la analogía de las dos flechas (Sallatha sutta) y veas los vídeos de esta lista Repensando el amor

Feliz (o como quiera que sea o esté siendo) Navidad. ¡Namasté!
Nadir Chacín
Visítame en Facebook y Twitter


“-Me pregunto si he cambiado en la noche. Déjame pensar. ¿Era la misma persona cuando me levante esta mañana? Casi pienso que puedo recordar sentirme un poco diferente. Pero si no soy la misma, la siguiente pregunta es ¿quién soy en el mundo? ¡Ese es el gran rompecabezas!” Lewis Carroll, en “Alicia en el país de las maravillas”


logo_82Te invito al Barcelona Mindfulness para Mujeres Meetup, un grupo para todas las mujeres interesadas en la meditación y el cultivo de mindfulness (atención plena) en Barcelona. Hacemos encuentros presenciales para aprender y practicar estas poderosas herramientas de autogestión de la salud y del estrés.