Etiquetado: cómo atraer a las mujeres

Cómo atraer a las mujeres

475px-angelo_bronzino_001

Últimamente me escriben muchos hombres preguntándome cómo atraer a las mujeres. Es interesante ver que tanto hombres y mujeres siempre están en la búsqueda de cómo ser más atractivos para el sexo opuesto. Me di a la tarea de preguntarle a mis amigas y féminas conocidas y a leer un poco en internet sobre el tema y vertirlo en un texto simple que dé muchos tips para Ellos. Por lo general hablo aquí de las mujeres latinas, aunque he descubierto que en todas partes las chicas tenemos en el fondo mucho en común.
Reflexiones de media noche
A las mujeres nos gustan los hombres sensibles y cariñosos pero a la vez fuertes y decididos. Esto es un tanto confuso, lo sé. Supongo que es la consecuencia directa del cambio que estamos dando las mujeres. Somos una mezcla entre las mujeres de antes y las del siglo XXI. Muchas esperamos a nuestro príncipe azul pero en una versión menos idealizada, que no sea tan machista como lo era antes. Que deje ver su vulnerabilidad, pero al mismo tiempo no nos gustan los hombres endebles, sin carácter. Es raro, pero es que el equilibrio en la personalidad de un hombre es más seductor y ahora las mujeres no necesitan sólo lo que obtenían las de antes quieren más o son selectivas. Pueden escoger con quien andar, salir, antes no se podía mucho o no del todo. 
Los hombres de hace años querían proteger, cuidar y apapachar a la mujer, pero la manera en que lo hacían convertía a las mujeres en niñas. Las chicas de hoy no quieren ser niñas que tienen un novio o pareja, casi un papá, que les diga qué tienen que hacer, cómo vestirse y actuar. Ya no. Ellas quieren ser libres.
Por otro lado, quizá porque el cambio de percepción de la mujer hacia sí misma es más bien nuevo, buscan al mismo tiempo un hombre fuerte y decidido, porque todavía no están muy seguras de que pueden todo solas. La autoestima de las mujeres está comenzando a aumentar, pero será un proceso largo hasta que nos curemos bien de tantos años de dudas sobre nosotras mismas.
La independencia femenina no es una valor o una noción ya aceptada, ya interiorizada en las féminas y menos en los hombres, está en proceso. El mundo se adapta apenas. Seguro serás más atractivo si logras ese punto medio, ese equilibrio del que te hablo. Ser cortés, amable, sensible, quizá poder sorprenderla con una flor, un poema bonito, claro, pero que seas igual de flexible, espontáneo y decidido en otros ámbitos, que estés preparado para apoyarla económica y moralmente por ejemplo si se queda sin empleo, si tiene problemas en el trabajo.
Nosotras queremos y somos independientes, mucho más que antes, sólo que apenas recientemente se están abriendo para nosotras posibilidades reales de ser económicamente independientes. Poder pagar nuestros propios gastos es realmente un logro enorme, una vez que la sociedad reconozca que no ha sido fácil, que durante siglos las féminas han ganado menos, trabajado harto y luchado mucho más, puede, digo puede, que sea más tolerante, menos prejuiciosa.
Las chicas no quieren dejarte sin tu dinero, sí las hay arpías que van detrás de tus tarjetas de crédito, de tu casa, pero no son todas ni tampoco la mayoría. No quieren tu dinero, pero sí necesitan saber que cuentan con tu respaldo económico. Algunas aún están construyendo su vida, buscando mejores oportunidades laborales y de carrera, algunas apenas están estudiando.
Estar con una mujer también implica apoyarse mutuamente con el dinero, que ambos con un plan de pareja o un trato hablado puedan salvar los baches financieros juntos. Cada quien según sus posibilidades claro está, no digo que tengas que ser millonario para poder salir con alguien, lo que digo es que quieras o no el dinero se volverá un tópico entre los dos y es mejor que tengas cómo invitarla de vez en cuando, ayudarla si lo necesita, según tu bolsillo respaldarla, que ella sepa que cuenta contigo. Quizá nunca necesite que le prestes dinero, pero sí necesita que seas solidario, que le ofrezcas genuinamente tu apoyo económico.
Cuando la relación apenas comienza, un porcentaje altísimo de chicas les gusta ser invitadas, sabes, que el hombre las corteje, que pague la cuenta. Incluso en Europa donde ellas reniegan de que les abran la puerta, les retiren la silla o les ayuden a ponerse el abrigo, quieren pagar todo a medias… incluso a ellas, le gusta ser tratadas con gentileza, con caballerosidad, con cortesía. No en valde las europeas mueren por los latinos. Y a tí no te cuesta nada invitarla, pagar la cuenta las primeras veces que salgan. Luego será luego pero al inicio es recomendable y muy atractivo un poco de galanteo masculino.
No creas que si pagas entonces ya tienes la lucha ganada, el cortejo sigue, eso es muy importante porque pagar la cuenta no te da derecho a más nada, simplemente es una cortesía. Las chicas notan cuando quieres comprar su afecto o cuando quieres deslumbrarlas a punta de tarjetazos, aunque algunas respondan favorablemente en un primer acercamiento, a la larga la verdad se revelará contundente, el amor no puede comprarse, no tiene precio. Así que sé discreto, no votes la casa por la ventana en la primera cita, simplemente sé sencillo y cortés, llevala a un sitio relajado y lindo, no tiene que ser el resturante más caro de la ciudad pero sí ser algo especial. También dale tu toque a la velada, la conversación y la buena compañia son centrales, eso es lo que te hará especial para ella aunque estén comiendo tacos en una esquina.
A las mujeres nos atraen los hombres que son empáticos. ¿Qué es eso? Empatía es la capacidad que tiene una persona de colocarse en el lugar de los demás, de ser sensible con las necesidades y deseos de un otro. Traducido al idioma del cortejo: escúchala. Déjala hablar, no seas el centro de atención y quieras establecer monólogos aburridos, invítala con temas atractivos para ella a establecer un diálogo. Si la escuchas podrás descifrar cosas interesantes: qué le gusta, cómo piensa, qué desea de su vida. Toda esa información te permitirá colocarte en sus zapatos, ver el mundo como ella lo ve, y cuando una chica percibe esa clase de vínculo armonioso con un hombre instantéamente se siente atraída por él.
He leído, en algunos tips que se comporten los hombres entre ellos en la web, que las mujeres les gustan los parlachines, los que dicen bromas, chistes, y así, la verdad a mi juicio los instan a hablar de más, es mejor hablar menos pero ser asertivo, decir lo correcto en el momento correcto, para tener ese don es imprescindible saber escuchar. No hay atajos.
Sí tienes razón hay mujeres que se relacionan con los chicos malos, los que las tratan mal y no son empáticos. Pues yo te volteo la tortilla. ¿De verdad tú quieres salir con una chica que les gustan los hombres machistas, que las violentan? Es muy sencillo, busca una chica afin a ti, no andes buscando que la más frívola del colegio se vuelva sensible con las notas de amor que le dejas.
No insistas buscando curar a una chica que trae un patrón de violencia que está repitiendo. No eres una samaritano. Te mandará a volar, te rechazará o tendrán una relación súper patológica. El tema es lo que deseas tú, puede que te guste mucho esa niña, pero de allí a que dos personas diametralmente distintas tengan algo lindo hay un trecho muy largo, nada que te haga sentir mal puede ser positivo para ti. Sobre todo si ella ha tenido ya relaciones violentas, se mezcla con la banda ácida del colegio o notas que es violenta contigo. Si te gusta esa chica, mejor olvídala. La única opción con ella es sufrir por amor, tú decides qué quieres.
Las mujeres nos parecemos, pero al mismo tiempo cada una tiene su estilo. No es un patrón pues ni tampoco hay recetas. Para saber cómo tratar a una en específico, esa que te gusta tanto o de la cual estás enamorado, tienes que acercarte, conversar, saber de ella y ser muy muy observador. Somos más transparentes de lo que parecemos, las mujeres comunicamos mucho con el cuerpo, con los gestos, con la mirada, es fácil adivinarnos sólo hay que ser observador, sensible, curioso. Y además conversador.
Un hombre que sea buen conversador siempre tendrá puntos a su favor. Para nosotras la conversación es muy importante. No sólo hablamos cuando tenemos algo específico que comunicar, las chicas hablamos para compartir, por el simple hecho de socializar. Vuélvete un buen conversador. Ojo con los monólogos eso aburre a cualquiera. El buen humor es una exquisita herramienta de seducción que siempre se agradece. Hazla reir.
Si ella baila, pues no te quedará de otra que aprender a bailar. No hay nada más frustrante para una fémina bailadora que compartir sus días con alguien que no baila. Los chicos que bailan siempre tienen chicas alrededor, fíjate en las fiestas y verás.
Averigua sus gustos y las cosas que le gusta hacer, ve si son afines a las tuyas. Si es así pues otro punto positivo. Ninguna mentira prosperará así que no trates de disimular que te gusta algo que en verdad no te gusta. Ella lo notará y será peor.
Algo IMPORTANTE nunca pierdas la elegancia, no nos gustan los hombres patanes, groseros, que huelen mal, que no se cuidan o bañan. Sin tener que volverte abiertamente metrosexual, al menos sé cuidadoso con tu uñas, con lo áspero de tus manos, con tu aliento. Toda mujer agradecerá que cuando la toques no le lastimes la espalda con tus callos de la mano.
En cuanto a los besos y a la cama pues para sorpresa de muchos a las mujeres sí nos gusta el sexo tanto como a los hombres. Muchos tienen ideas extrañas sobre las mujeres. Hoy en día las mujeres y hablo de muchas saben qué quieren cuando tienen sexo y les gusta hablar con su pareja de ello. Son más activas que antes, incluso es común entre las chicas de ahora el tema de los free (uniones libres y sin compromisos).
Si quieres verte bien ante una chica ponte un condón, si ella te pide que no lo uses, no salgas más con ella. Alguien que no es responsable con su propia salud y su vida no puede ser una buena pareja ni siquiera un buen free. No querrás acostarte simultáneamente con todos los hombres con los que ella ya ha estado, eso es muy riesgoso, recuerda la facilidad con que el virus del SIDA se propaga de un amante a otro. No te digo que no te acuestes con ella, pero al menos cuídate.
Cuando ya las relaciones sexuales están acompañadas del amor, del enamoramiento, la cosa cambia, se abre la posibilidad de lograr una intimidad más real y profunda con la mujer que amas. Ésta es una oportunidad que no tiene comparación, la verdad es única, compartir, retozar, darse placer y hacerlo con alguien por quien tienes sentimientos bonitos es muy muy mucho más placentero que sólo tener un free. Estas experiencias cuando se hacen con amor y se dialoga mucho pueden llevarte a placeres que nunca imaginaste. Disfrútalos que no tienen nada de malo. Pero cuídense del SIDA y del embarazo no deseado.
A las chicas nos gustan los preámbulos sexuales, las caricias. Los besos son algo muy importante para Ellas, esmérate en aprender bien cómo besar, practica, sé sensible para que detectes cuando la beses qué es lo que más le excita. Nunca, nunca dejes de besarla, así tengas años con ella como pareja, los besos conectan de una forma especial, incluso más especial que el mismo sexo. Sé muy cuidadoso con tu higiene todos los días pero más aún cuando sepas que tendrás sexo, especialmente en los genitales (mucho más si no tienes circuncisión), es muy asqueroso que tu pene apeste a metros de distancia.
El orgasmo de la mujer suele ser más lento pero más intenso y profundo que el del hombre. Si notas que te vienes muy rápido practica con la masturbación cuando estés a solas. Hay un libro muy bueno se llama El hombre multiorgásmico de Mantak Chia (Editorial Neo Person), te lo recomiendo 100%, trae todas las técnicas que puedas imaginar para durar más y para controlar tu eyaculación. Incluso a tener orgasmos sin eyacular. Inténtalo. Eso te volverá más deseado por las mujeres.
No te vuelvas un acosador sexual de tu chica o de las chicas, eso es de mal gusto. Tienes que saber observar su comportamiento, saber cuando sí y cuando no acercarte a ella en términos sexuales o de cortejo. Los hombres que andan persiguiendo a las mujeres todo el día como perros jadiando no son atractivos.
La idea es que el cortejo sexual sea erótico. Lo erótico es distinto a lo sexual. Lo erótico está cargado de significados, de formas de seducir al otro que contienen en sí mismas las necesidades de tu pareja, no sólo las tuyas. Para hacer eso hay que saber que necesita ella, qué le gusta, observar muy detenidamente y sobre todo preguntar. Los hombres temen preguntar, se sienten menos, pero a las mujeres nos gusta que el hombre se preocupe por nosotras. El placer es algo individual, tú no eres el responsable único del placer de ella, pero si eres su acompañante en la búsqueda de su placer. Trata de ser un acompañante interesado, sensible, amoroso, no uno que sea aburrido o encimoso, un amante bueno es aquel capaz de decir: “¿así te gusta, mi amor?” o “avísame cuando esté tocando en el punto exacto”.
Suerte chicos!
T.R.
Enlaces (libros y páginas webs)
Duplica tus citas amorosas (está en inglés)